Escuela de la Bauhaus: la obra de Walter Gropius que revolucionó la arquitectura y el diseño

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
  • El arquitecto falleció a los 86 años, cuáles son los principales lineamientos de una corriente que sigue vigente

El 5 de julio de 1969 murió en los Estados Unidos Walter Gropius, fundador de la Escuela de la Bauhaus, una de las corrientes estéticas más trascendentes del siglo XX. Al cumplirse 52 años de su muerte, se recuerda la obra de este destacado arquitecto y urbanista.

La familia de Walter Adolph Georg Gropius estaba compuesta por varios arquitectos y de la profesión familiar emerge su interés por esa disciplina desde chico.

Nacido el 18 de mayo de 1883 en Berlín, por entonces ciudad del Imperio Alemán, Gropius supo estudiar arquitectura en esta ciudad y también en Múnich. No obstante, no llegaría a finalizar la carrera y a obtener el título.

En los años previos a convertirse en el fundador de la Escuela de la Bauhaus, Gropius era conocido por abogar por un estilo de arquitectura más bien novedoso y original, pensando no solo en lo estético de las edificaciones, sino también en sus funcionalidades.

Fue precisamente en 1919 cuando hizo historia. Por entonces, la Primera Guerra Mundial ya había terminado y Gropius ejercía dos cargos como director: uno en la Escuela Superior de Bellas Artes y otro en la Escuela de Artes y Oficios.

Una original ocurrencia le dio lugar a la iniciativa de unificar ambas instituciones, manteniendo los fines académicos propios de cada una y agregando a su vez una formación especializada en arquitectura.

Características de la Escuela de la Bauhaus

Desde el momento de su creación, la Escuela de la Bauhaus se consolidó sobre la base de la premisa de que la forma siempre se encuentra supeditada a la función en lo que se refiere a la construcción.

En otras palabras, se trata de no concebir el diseño como una entidad autónoma e independiente, sino concebirlo teniendo en cuenta el aspecto práctico de una edificación.

Algunos de los rasgos más identificativos de esta escuela son el uso de formas geométricas y la predominancia de colores simples, sobre todo de los primarios.

Con el correr de los años, estos valores se expandirían por diversos lugares del mundo. En este punto, mucho tuvo que ver el viaje que Walter Gropius hizo a los Estados Unidos.

Acosado por los nazis, este histórico arquitecto se vio obligado a abandonar Alemania a mediados de los años ’30. Primero, Gropius vivió una temporada en Inglaterra pero pronto viajaría hacia los Estados Unidos, donde se estableció hasta su muerte en 1969.

Sus ideas en el campo de la arquitectura se hicieron extensivas y permitieron que numerosos profesionales, entre ellos fotógrafos, diseñadores y pintores, convirtieran a la Bauhaus en uno de los movimientos más importantes del siglo pasado.

Esta Escuela se mantiene vigente hasta el día de hoy y por eso resulta oportuno recordar a su creador y rendirle homenaje en un nuevo aniversario de su muerte.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe noticias del sector todas las semanas en tu correo electrónico y mantente actualizado de todas las novedades y tendencias del sector ferretero y de la construcción.

Deja un comentario

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Edición #12

Lee nuestra edición más reciente