Debemos limitar el número de accesos en nuestra ferretería

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

Controlar nuestro establecimiento comercial resulta necesario y esto se puede hacer de muchas formas. Una de ellas, y de las más importantes, consiste en limitar y reducir al máximo el número de puertas y accesos con los que cuenta nuestra sala de venta y el conjunto de nuestras instalaciones.

No nos podemos ni imaginar la cantidad de problemas que ocasiona no controlar todo lo que entra y sale por cada una de las puertas de nuestra ferretería. No solo debemos de controlar el movimiento de personas, sino toda la movilidad de productos en forma de pedidos, recepciones, entregas, cambios, devoluciones, incidencias, etc.

Se trata de una larga lista de acciones que, sin control, nos generan muchos problemas y que, además, desconocemos precisamente por esa misma falta de control. No se trata de eliminar o cerrar accesos para perjudicar la accesibilidad de los clientes a nuestra ferretería. Todo lo contrario: se ha de controlar los accesos principalmente secundarios a los que no se presta la atención que requieren. Si preguntara cuántas puertas, desde el almacén a la calle, hay en todas las ferreterías en España y cuántas de ellas permanecen durante horas y horas abiertas o medio abiertas sin ningún tipo de control, se quedarían sorprendidos. Este es tan solo un ejemplo. Por estas puertas entran y salen personas de todo tipo, desde empleados, a repartidos, clientes… Pero lo más importante no es preguntar por qué salen y entran por ahí, sino por qué lo hacen.

Resulta muy habitual y generalizado el uso de estos accesos secundarios por parte de los empleados para recepcionar las entregas o envíos de productos, pero también para salir a realizar otras acciones o actividades como fumar, ir a la cafetería cerca de la ferretería, etc. Con lo que queda la puerta abierta y sin control. Durante estos momentos es cuando se ocasionan los problemas de descontrol.

También nos lo debemos de preguntar cuando no nos cuadran nuestros stocks e inventarios. El 80 % se suele deber a errores. Pero el 20 % restante es por la falta de control que provocan estos accesos, que facilitan que cualquiera, con buena o mala intención, circule sin autorización para hacerlo. Existen muchos espacios en nuestras ferreterías que se unen por puertas, pasillos, espacios sin control, poco iluminados, que son a los que no damos la menor importancia. Pero la puerta principal de nuestra ferretería es igual de importante que la puerta trasera más pequeña con que cuenta nuestro almacén.

Hay que preguntarse cuántas puertas y accesos dispone nuestra ferretería. Otra pregunta consiste en saber cómo están de protegidas y de controladas. Seguro que la repuesta no les agrada, porque comprobarán el control es débil, porque desconocen todo lo que transita sin control.

Resulta necesario conocer en todo momento las debilidades de nuestra empresa. Se ha de elaborar una especie de análisis-auditoria para chequear cada uno de los accesos y verificar para qué sirve, quién lo abre y quién lo cierra; qué personas pueden transitar por ahí y quién los autoriza; cuando deban de hacerlo, qué tipos de productos pueden entran y salir por este punto; qué horario es en el que debe de estar abierto; quién lo controla o es el responsable, etc.

Esta breve lista nos ofrecerá una visión del nivel de problema sobre los accesos y su movilidad. Con esta información podemos trazar un plan de acción para una correcta gestión de todo el tránsito que circula por cada uno de estos puntos. En mis clientes de consultoría, esta encuesta de control de la accesibilidad y movilidad a la instalación es uno de los primeros puntos que analizo, ya que no nos podemos ni imaginar todos los problemas que nos ocasionan, pero como no lo sabemos, no se le da la importancia que tienen.

Un ejemplo en un cliente al que le he estado optimizando y organizando su ferretería. Hace una cosa muy habitual y común, como es dejar abierta una puerta trasera de acceso a la tienda cuando finaliza la jornada y los empleados van saliendo por ahí hasta que sale el último y cierra. Pero esta puerta no quedaba visible para el personal de la empresa que aún queda en la ferretería, que está haciendo el arqueo de caja o en el vestuario cambiándose de ropa. Durante este tiempo, mi cliente no tenía ningún control sobre esa puerta y es por donde reiteradamente entraban a robar, ya que el que es un profesional del robo sabe buscar los puntos débiles y las horas más idóneas para hacerlo. Esta situación de descontrol de esa puerta por donde se entra o se sale en horas que está la ferretería cerrada es uno de los puntos negros de muchos establecimientos.

El consejo consiste en prestar una mayor atención a una cosa tan simple como controlar o limitar el acceso a nuestra ferretería. Deberíamos aplicarlo como si fuera nuestro propio hogar, en el que abrimos y cerramos la puerta cuando alguien llama al timbre, pero que cuando ya han entrado o salido de nuestra casa cerramos y no dejamos la puerta abierta mientras nos estamos duchando o comiendo. Debemos de controlar y de protegernos igual, pues es el mismo caso. No podemos dar por hecho que nadie entrará por una puerta mientras se está cambiando el personal para marcharse a casa. Esto ocurre y muchas veces. Cuiden y controlen sus intereses: controlen los accesos.

Sugerencias y comentarios sobre el control de accesos a la ferretería

  • Debemos de limitar el número de accesos a nuestras instalaciones.
  • Saber quién entra y sale es necesario y, lo más importante, se debe de especificar lo que se puede hacer por cada puerta de acceso y quién lo puede o debe de hacer.
  • Los accesos sin control a nuestra ferretería son uno de los mayores conflictos y no se le da la importancia que tiene.
  • Confiar o pensar que no pasa nada no es la solución, ya que entran personas y circula material que no deberían hacerlo.

Fuente: https://ferreteria-y-bricolaje.cdecomunicacion.es/

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe noticias del sector todas las semanas en tu correo electrónico y mantente actualizado de todas las novedades y tendencias del sector ferretero y de la construcción.

Deja un comentario

¡Suscríbete a nuestro boletín!