Actualmente existe un nuevo impulso climático en la industria de la construcción y trata sobre la arquitectura regenerativa

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
  • Actualmente existe un nuevo impulso climático en la industria de la construcción y trata sobre la arquitectura regenerativa.

El sector ha intentado durante años reducir su considerable huella de carbono , responsable del 38 % de los gases de efecto invernadero relacionados con la energía en el mundo en 2019. Pero los desarrolladores deben ir más allá de la prevención de la contaminación si quieren ayudar a evitar un cambio climático catastrófico, según a Sarah Ichioka y Michael Pawlyn, coautores de un nuevo libro titulado Flourish: Design Paradigms for Our Planetary Emergency.

Argumentan que los edificios deben diseñarse de manera regenerativa, un proceso que imita a la naturaleza al restaurar sus propios materiales y fuentes de energía. Va más allá del diseño sostenible, que busca reducir el daño al medio ambiente y utilizar solo materiales esenciales.

“Más de la mitad de las emisiones históricas totales de gases de efecto invernadero de la humanidad se han producido desde que el concepto de ‘sostenibilidad’ entró en la corriente principal”, escriben Ichioka y Pawlyn. “Ahora es el momento de adoptar un nuevo enfoque regenerativo para el diseño y el desarrollo”.

Su libro destaca ejemplos de diseño regenerativo desde China hasta Japón y la República Democrática del Congo. Los proyectos aún son raros, pero son un vistazo de lo que podría ser el futuro de la arquitectura rural y urbana.

Centro comercial Raffles City, Singapur
Este jardín en la azotea, que se encuentra sobre un gran centro comercial en el centro de Singapur, cultiva más de 1600 hierbas y plantas orgánicas que se utilizan como alimentos e ingredientes para el cuidado de la piel. La pequeña nación del sudeste asiático tiene tierras limitadas para la agricultura e importa la mayor parte de sus productos, aunque el gobierno pretende cultivar localmente el 30% de los productos nacionales para fines de la década.

Edible Garden City, el negocio que administra el sitio, mantiene varias parcelas en todo el país que cultivan hongos y verduras de hoja verde. Algunos también crían peces e insectos.

Teatro de bambú, Zhejiang, China
Diseñado por DnA con sede en Beijing y terminado en 2015, este teatro está construido completamente con bambú vivo tomado de las montañas que rodean el pueblo chino de Hengkeng. Ha albergado una variedad de actividades, desde representaciones de ópera local hasta sesiones de meditación.

La especie de bambú, conocida como Mao Zhu, puede crecer cuando se dobla y tiene raíces que se extienden horizontalmente para crear los cimientos de un edificio. Cada año, el bambú viejo puede reemplazarse fácilmente y doblarse para unirse a la estructura existente.

Santuario de Ise Jingu, Mie, Japón
Cada dos décadas, una parte del santuario Ise Jingu en Japón se reconstruye con madera nueva, un ritual que se remonta a más de 1300 años. El edificio es reemplazado por una nueva estructura de idénticas dimensiones, junto con el mismo mobiliario y objetos sagrados. La antigua puerta se rasura y se recicla.

Los árboles que se plantaron estratégicamente hace 100 años se utilizan como materiales de construcción, y se plantan más árboles en previsión de la reubicación del santuario dentro de un siglo. No es un proceso totalmente único. La iglesia de la Sagrada Familia en Barcelona y la iglesia de Ulm Minster en Alemania han seguido ciclos similares que abarcan cientos de años.

Escuela primaria Ilima, Tshuapa, República Democrática del Congo
La comunidad de Ilima está ubicada en lo profundo de la jungla de la República Democrática del Congo y se encuentra entre las tierras de cultivo y el hábitat natural. Los arquitectos Mass Design Group, con sede en Boston, vieron la oportunidad de conectar estos dos paisajes al construir la escuela primaria Ilima en el centro, para actuar como un puente entre los humanos y la vida silvestre. Enredaderas tejidas y teñidas crecen alrededor del edificio para mantener frescos a los profesores y estudiantes.

La escuela se construyó con tejas personalizadas, ladrillos de barro y vigas hechas exclusivamente con materiales locales obtenidos en un radio de 10 kilómetros del sitio. La construcción emitió 307 toneladas métricas de carbono menos que el promedio mundial para escuelas del mismo tamaño.

Arroyo Cheonggyecheon, Seúl, Corea del Sur

La demolición de una autopista elevada dejó al descubierto seis kilómetros del histórico arroyo Cheonggyecheon de Seúl. El proyecto, completado en 2005, aumentó la biodiversidad en más de seis veces, según la Serie de desempeño del paisaje . A los tres años de la restauración, los caminos a lo largo del arroyo eran hasta 5,9 grados centígrados más fríos que en un camino paralelo a cuatro cuadras de distancia, y la contaminación del aire se redujo en más de un tercio.

Instalación Piloto del Proyecto Forestal del Sahara, Qatar

Las aves aparecieron el primer día en que las plantas comenzaron a llegar en 2012 a este invernadero enfriado por agua salada construido en el desierto de Qatar que antes era árido. Fueron seguidos por saltamontes, luego mariposas, luego un roedor de orejas largas llamado jerbo.

El renacimiento muestra que la naturaleza tiene una gran capacidad de crecimiento regenerativo en las condiciones adecuadas, en este caso creado por diseño humano, escriben Ichioka y Pawlyn en su libro.

Fuente: https://www.larepublica.co/

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe noticias del sector todas las semanas en tu correo electrónico y mantente actualizado de todas las novedades y tendencias del sector ferretero y de la construcción.

Deja un comentario

ExpoConcreto 2022 | Hotel San José Palacio

X

¡Suscríbete a nuestro boletín!

¡Exhibición, negociación y capacitación!