¡Actitudes que venden!

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twittear
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
0:00 / 0:00
Actitudes que venden

La actitud suele ser el primer “saboteador” con nuestros productos o servicios… Y sino, cualquiera que sea su eje de negocio, revísese… Cuántas veces nos levantamos pensando en que no nos van a comprar, en que mis productos están muy caros, en que mi servicio no vale la pena, y otros “confabuladores” que nos hablan al oído y que es cosa de todos los días.

Aférrese siempre  a su objetivo superior: por qué se levanta todos los días, qué lo inspira a levantarse, y si tiene una empresa o está en una compañía contratado es porque de verdad ha tenido éxito.

Igual, un motor de motivación siempre son los clientes que realmente lo aprecian, que aprecian sus productos y servicios. A ellos no se les puede defraudar. Muchas veces le damos más importancia a aquellos “clientes” que nos critican o que no aprecian el valor de nuestros servicios o productos. 

Hay que luchar por aquellos clientes que no solo valoran nuestro trabajo sino que aprecian realmente lo que hacemos, y que por supuesto les somos necesarios.

Siempre tenga muy presente consigo a aquellas personas que lo aprecian: su pareja, sus hijos, parientes, sus amigos, que son los que incondicionalmente nos viven motivando y valorando cada paso que damos.

Igualmente, conviértase en el más experto en lo que vende, sea siempre un profesional. Conozca sus productos y servicios a fondo, como quien dicen de “pe a pa” para que sus clientes nunca alberguen dudas, además que esto le brinda a su comprador una seguridad adicional por lo que está adquiriendo, le da esa confianza que se necesita para dar el “sí quiero comprar”.

También es importante conocer en detalle a quiénes les estamos vendiendo, quién es nuestro cliente, por qué nos compra, cuáles son sus necesidades… Esto no solo hará que pueda ofrecerle más servicios y productos, sino que se podría convertir en un cliente recurrente.

Conozca al dedillo la propuesta de valor de su competencia. Es muy importante para conseguir diferenciarse. Y tenga en cuenta que diferenciarse no es “despotricar” o vender en detrimento de sus adversarios. Éstos son un instrumento valioso que harán que su producto o servicio sea mejor, pero mejor en beneficios, mejor en resultados, mejor en servicio, y cualquier detalle que signifique mejora.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe noticias del sector todas las semanas en tu correo electrónico y mantente actualizado de todas las novedades y tendencias del sector ferretero y de la construcción.

Deja un comentario

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Edición #12

Lee nuestra edición más reciente